La Gaviota de Chéjov

18 julio, 2019
La Escuela de Teatro Lombó presenta su Espectáculo de cierre del Curso Intensivo de Verano. El jueves 18 de julio (entradas casi agotadas) y el viernes 19 de julio de 2019 a las 20:30 hs. se presentará una versión de La Gaviota de Antón Chéjov. Las puertas abren a las 20 hs. y las Entradas se pueden adquirir en giglon.com y en La Nómada. Ver información completa
La Gaviota de Chéjov
Cartel de La Gaviota
(Diseño: Jenifer R.J. y Elisa I.R.)
En La Gaviota todo el mundo quiere algo. Si por un lado Nina quiere salir del pueblo y triunfar en la capital, por el otro Konstantin, aunque quiere que su arte se conozca, por sobre todas las cosas quiere a Nina. Arkádina quiere ser joven por siempre junto a Trigorín mientras que Trigorin… ¿qué demonios quiere este hombre? El maestro Simón quiere a Masha pero ella quiere a Konstantin. A Shamraiev sólo le importa su dinero y no que su mujer Polina se quiera ir con el médico Dorn, que por su parte se encuentra muy a gusto y no quiere más complicaciones. Tampoco quiere problemas Sorin que toca su acordeón para olvidar que no puede vivir en la ciudad que tanto le gusta. En La Gaviota todo el mundo quiere algo y unos luchan por ello con más ahínco que otros. Pero mientras algunos intentan adaptarse a la existencia en la que han sido arrojados de manera inconsulta, otros intentan denodadamente revolverse contra lo inevitable.
KONSTANTÍN: David García MéndezSORIN: David Pérez MateosNINA: Elisa Izquierdo RollánTRIGORIN: Jean Patrick Valcourt SainzPOLINA: Jenifer Rubia GiménezSIMÓN: José Pedro Coelho De OliveiraMASHA: María González-Tablas PimentaARKÁDINA: Natalia Palencia RiusSHAMRÁIEV: Pedro Saavedra Pinheiro Bivar Santana
Dramaturgia: Martín PiolaDirección de la Escuela: Martín Piola y Natalia Gabriela Miguel

Cuenta Martín Piola “Hacía tiempo que teníamos ganas de preparar en la Escuela Lombó la obra de Chéjov La Gaviota que tanta importancia ha tenido en el teatro del siglo XX y en particular en el impulso al nuevo método de interpretación que estaba naciendo en la Rusia de principios del siglo pasado. Cuando un par de días antes de comenzar el curso quedó definida la lista de alumnos sucedió algo que sólo puede suceder una vez en años y es que el número de 6 alumnas y 4 alumnos coincidía exactamente con el dramatis de La Gaviota (aunque luego el número tuvo una coda inesperada). Entonces  el desafío era enorme pero no podíamos evitarlo porque ahora el destino o la casualidad nos obligaba a ello. Realicé una adaptación de la obra que no dejaba de ser un objetivo imposible: acortar radicalmente la obra sin que pierda su sentido. Y digo imposible porque La Gaviota habla de un grupo de personas que cada una por su lado busca darle sentido a su propia existencia y eso en Chejov implica enfrentar al público a unos personajes que muestran su interior mientras en el exterior “no pasa nada" ¿Cómo acortar el espectáculo sin hacer desvanecer ese mundo interior? Contábamos con unas 12 clases y que no podíamos dedicar todo el tiempo a ensayar, porque siempre hay más cosas en las que trabajar en la Escuela. El equipo aceptó el desafío y se preparó para llegar a este espectáculo final. No puedo más que estar enormemente agradecido por su esfuerzo”