Publicaciones recibidas II: Las puertas del Drama No 40 (Transgresión y Poder)

6 abril, 2012

A todos los participantes del Concurso Teatro Express 2011 nos dieron una bolsa con revistas y libros de las que destacamos dos números de la Revista «Las Puertas del Drama» de la propia “Asociación de Autores de Teatro”.     El número 40 es un monográfico sobre “Transgresión y Poder” con interesantes artículos que además demuestran el cierto atraso que tiene el teatro a la hora de posicionarse en las discusiones más avanzadas de Teoría del Arte. Recomendamos el artículo de Jorge Luis Marzo “Arte, conflicto y Poder”  , en el que se vuelve sobre el tema ya presente en las sátiras medievales en las que la presentación del conflicto en el arte sólo servía para anular cualquier cambio en la “realidad”, presentando a la cultura como enmascaramiento del fracaso de lo político. Ahora el poder permite cualquier manifestación artística y sólo censura en los pocos casos en que esa obra pueda tener algún efecto fuera del mundo del arte. Incluso la política cultural se va derivando del arte a la industria cultural, que tiene un lenguaje más similar al del mercado.
Más teatral es el artículo  “Dramaturgias postdramáticas” de David Ladra, que resulta una interesante introducción al tema desde un punto de vista favorable. Así por ejemplo plantea que entender las relaciones interpersonales del teatro tradicional es ocultar que “la realidad ya no se debate a base de litigios entre protagonistas, sino entre relaciones de poder”. El “libro recomendado” es “Le théâtre postdramatique” justamente de Hans-Thies Lehmann, padre del término “postdramático”, a quien Ladra cita también críticamente. Lehmann vendría a “cuestionar la dimensión profunda de las palabras de los personajes, que no serían más que una ilusión mimética. En tal sentido, establece un paralelismo con la puntura moderna, que, en lugar de ofrecer la ilusión de un espacio tridimensional “pone en escena” la superficie (material) e la imagen, su realidad en dos dimensiones, al igual que concibe el color como cualidad autónoma”. La reseña de Pérez Bowie pide por su urgente traducción al castellano, pasando de largo que la revista argentina “Telón de fondo” había publicado  unos meses antes una traducción al menos de su introducción.
Finalmente, es muy motivador el fragmento de “La Antígona de Mérida” de Esteban Ballesteros como ejemplo de un teatro urgente, casi de barricada, que con actores preparados se puede montar rápidamente y salir a pelearle al inmovilismo oficial y a sus anquilosados esbirros.