Publicaciones recibidas: Némesis – Ianua Caeli

6 abril, 2012

La Editorial Baile del Sol es una  aventura editorial canaria que cumplió en enero sus primeros veinte años, y que nos envió tres obras de teatro de su editorial, que comentamos a continuación. La primera es una curiosidad algo barroca escrita nada menos que por Alfred Nobel, el de la dinamita y los Premios Nóbel. La obra se llama “Némesis” y es acerca de la familia Cenci, que hiciera correr tantos ríos de tinta desde el siglo XVI. Incluso Antonin Artaud intentó hacer teatro con ese tema en “Los Cenci”. “Némesis” es un melodrama que nos recuerda mucho más al romanticismo irrepresentable de la primera mitad del XIX que al nuevo naturalismo contemporáneo a la época en que Nobel autoeditó su obrita. Más interesante es el derrotero de esta, ya que al morir su familia destruyó casi todos los ejemplares para no avergonzar la memoria de Alfred. Y sin embargo lo dicho, y justamente por su barroquismo melodramático, “Némesis” es un descubrimiento interesante que podría tomarse de excusa en algún proyecto de intertextualidad.
La segunda obra recibida es “Ianua Caeli” (Las puertas del Cielo) del bilbaíno Fernando Palazuelos. Cuatro personas con la excusa de estar en una especie de ecuménico purgatorio reviven sus errores al modo de Daniel_24 en La posibilidad de una isla de Houbelleck. A favor de esta obra está el hecho de que además de ser una lectura agradable, sea perfectamente llevable a la escena, con unos diálogos que fluyen con naturalidad, sacando a la luz psicologías verdaderas. Deja un cierto regusto amargo ese aire moralizante imposible de evitar en el concepto de purgatorio y en el que los “pecados” que los mantienen allí son sentimientos de culpa hacia errores típicamente identificados con el cristianismo. La carne me gusta un poco más cruda y los finales menos esperanzadores.
La tercer obra recibida es “La Cena” de Carlos Vives, que tal vez sea muy buena pero no lo sabremos por no haber podido avanzar en su lectura, por un exceso de didascalias que nos hace tropezar continuamente y un monólogo inaugural que aleja del género. Agradezco a “Baile del Sol” las publicaciones y espero que sigan apostando por la publicación de teatro en castellano y por los autores noveles.
MP.