Reseña de La Tercera Palabra de Alejandro Casona

5 noviembre, 2018
“La tercera palabra” de Alejandro Casona aborda el enfrentamiento entre una ética natural o del “buen salvaje” y la moralidad moderna más ordenada pero decadente. Una “pareja despareja” se enamora en el marco de una trama intrincada de intereses familiares ocultos dentro del inagotable tema de las herencias y las escrituras.
Marga una joven maestra llega a una finca, contratada por dos hermanas solteronas para educar a su sobrino Pablo que es el heredero de toda la propiedad y no ha recibido ninguna educación. Un administrador está intentando hacerse con la propiedad aprovechando su ignorancia. Al llegar Marga se encontrará con que la ingenuidad a veces violenta de Pablo le descubre un mundo fresco y más verdadero que el de la ciudad. Los personajes centrales son los más complejos e interesantes y en particular Marga, la maestra, una mujer moderna a mediados del siglo XX que ahora entenderíamos como sobreviviente en un mundo hecho para hombres. Alejandro Casona sin embargo le permite a Marga rebelarse hasta cierto punto de los rígidos esquemas patriarcales que incluso nos recuerdan al personaje Nora de “Casa de muñecas” de Ibsen. “La tercera palabra” comienza como comedia y termina en melodrama, lo cual la hace muy entretenida. Como siempre nos quedamos pensando en la naturalidad con la que se aceptaba situaciones opresivas para la mujer y en el modo en que obras interesantes como estas podrían representarse en la actualidad atendiendo a la ya insoslayable sensibilidad feminista de nuestra época. Martín Piola.